ycomoyo
Terapia online
Terapia online

Acceder a mi perfil


¡Regístrate!¿Recordar contraseña?

Indícanos tu e-mail para poder
enviarte una nueva contraseña:

  
  


¡Regístrate!¿Recordar contraseña?
  
  

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder adaptar la experiencia de navegación en ycomoyo a tus necesidades. Tu privacidad es muy importante para nosotros; por eso, queremos informarte de cómo utilizamos dichas cookies y de cómo puedes gestionarlas. Si continúas navegando en ycomoyo o utilizas el sitio web, entenderemos que aceptas nuestra política de cookies.

Ocultar este mensaje     Ver política de cookies

Inicio » Blog ycomoyo » Blog ycomoyo Enero » ¿Por qué no sirven los propósitos de año nuevo?
Blog ycomoyo
Blog ycomoyo

TEMAS

Blog ycomoyo Enero
Blog ycomoyo Enero
Blog ycomoyo Febrero
Blog ycomoyo Febrero
Blog ycomoyo Marzo
*****
Blog ycomoyo Marzo
Blog ycomoyo Abril
Blog ycomoyo Abril
Blog Ycomoyo Mayo
Blog Ycomoyo Mayo
Blog Ycomoyo Junio
Blog Ycomoyo Junio
Blog ycomoyo Julio
Blog ycomoyo Julio
Blog Ycomoyo Agosto
Blog Ycomoyo Agosto
Blog Ycomoyo Septiembre
Blog Ycomoyo Septiembre
Blog Ycomoyo Octubre
Blog Ycomoyo Octubre
Blog Ycomoyo Noviembre
Blog Ycomoyo Noviembre
Blog Ycomoyo Diciembre
Blog Ycomoyo Diciembre
Blog ycomoyo especial Navidad
Blog ycomoyo especial Navidad

Blog ycomoyo Enero

Puntuación actual:
*****

¿Por qué no sirven los propósitos de año nuevo?

 

Cada principio de año lleva consigo una ola de entusiasmo y de energias renovadas que se debe en parte a las vacaciones y el clima de alegría de las últimas semanas. Esta atmosfera nos inducen a redactar una lista de buenos propósitos que generalmente se refieren sobretodo a la salud: empezar una dieta y apuntarse al gimnasio, o sea conducir una vida más saludable y feliz es el tema central que nos acompaña en los primeros dias del año nuevo.

Sin embargo no hace falta recurrir a expertos para observar que cada año tenemos la misma lista y además que esta lista es la misma de otras miles de personas. Debemos preguntarnos entonces ¿Por qué?, es decir cuales son las motivaciones reales que nos empujan a hacer esta fatídica lista, preguntarnos esto puede ser el primer paso para evitar el fracaso de nuestras expectativas. Aquí siguen algunos elementos de reflexión para que cada persona pueda deshacerse conscientemente de los condicionamentos sociales que muy poco sirven.

  • Poner una fecha para empezar algo es simplemente una excusa, una manera de procrastinar y engañarte: si tienes realmente una necesidad, y esta no puede revelartela ningúna otra persona sino tú mismo, YA es el momento de comenzar a hacer lo que podría satisfacerla.?
  • A menudo tanto apuntarse al gimnasio como hacer dieta son acciones movidas por el sentimiento de culpa. En vez de castigarnos con programas austeros, escuchemos con cariño lo que nos sugiere nuestro cuerpo y empecemos a tratarlo como un aliado en vez que un enemigo: allí encontraremos todas las respuestas para alcanzar un bienestar mayor. Nuestro cuerpo nos dirá que alimentos necesitamos, en que cantidad y calidad, además de indicarnos que actividad física (o cultural) requerimos para estar bien con nosotros mismos.
  • Otra motivación inútil es la comparación con los demás, es decir ponerse con algo porque nuestros amigos o compañeros de trabajo lo hacen. Se trata de una “motivación extrínseca” que da resultados solamente a corto plazo y amplifica nuestra sensación de fracasoAdemás, no hay que olvidarse que la comparación con los demás a poco sirve ya que cada uno tiene vidas diferentes (habitos, relaciones, cuerpos, actitudes, oportunidades, …) Por eso es mucho más efectivo mirarnos con sinceridad y buscar cuestiones importantes para nosotros mismos y no influenciadas por el mercado de la salud o la presión social.

De esta forma nos será posible evitar las recetas “preempaquetadas” que nos llevan al fracaso y encontrar el camino más adecuado en este momento. Sí, será una ruta inversa en comparación a la moda actual, pero nos permitirá estar mejor de verdad y a largo plazo, si es esto lo que necesitamos.

Entonces, aunque no creamos en listas de propósitos efectivos para todo el mundo, sí que podemos proporcionar algunos consejos a quien quiere cambiar algo en su vida y no sabe de donde empezar.

  1. Elige una área temática que quieres tratar, por ejemplo la alimentación, el movimiento, la capacidad de comunicación, el trabajo, la alegría, …: reflexiona sobre el tema elegido y busca acciones que puedan ayutarte a cambiar tu relación con ese tema. 
     
  2. Amplifica tu conciencia y atención y aplícalas en cada acción, enfocandote en el momento presente para que el nivel de distracción disminuya: te permitirá reducir el estrés, disfrutar más de gestos sencillos, perder menos tiempo y en general experimentar niveles más altos de satisfacción por tu vida, además de proporcionarte soluciones a lo que realmente necesitas cambiar.
     
  3. Introduce nuevos habitos sencillos de manera gradual en tu día a día, como subir las escaleras andando, reemplazar durante 15 minutos el uso del móvil con la lectura de un buen libro, hacer 15 minutos de estiramientos en vez de ver la televisión, escuchar un músico que te gusta en lugar de quejarte por algo que tampoco puedes modificar. Actuar sobre tu rutina será mucho más efectivo que hacer algo de vez en cuando
     
  4. Observa las cosas de la manera más sencilla posible, deshaciendote de las rumiaciones mentales que sólo llevan a parar el cambio deseado: empezar desde pequeñas acciones en lugar de grandes hazañas contribuye a producir confianza en ti mismo y autoestima, elementos fundamentales en cada instante de la vida, sobretodo a la hora de cambiar algo.

Por fin, si aún no sabes que es lo que necesitas para estar mejor o no sabes como alcanzarlo, aquí puedes encontrar profesionales disponibles para ayudarte y otras personas ycomoyo que quieren tomar las riendas de sus vidas compartiendo experiencias. Si quieres saber más sobre cómo conseguir lo que te propones, visita nuestra sección de lo digo, lo hago

 

Ir al primer paso
 Lo digo - Lo hago

Comentarios

Debes estar identificado para continuar. Es posible que tu sesión haya caducado: por favor, identifícate. Si aún no estás registrado, hazlo gratis pinchando aquí.