ycomoyo
Terapia online
Terapia online

Acceder a mi perfil


¡Regístrate!¿Recordar contraseña?

Indícanos tu e-mail para poder
enviarte una nueva contraseña:

  
  


¡Regístrate!¿Recordar contraseña?
  
  

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder adaptar la experiencia de navegación en ycomoyo a tus necesidades. Tu privacidad es muy importante para nosotros; por eso, queremos informarte de cómo utilizamos dichas cookies y de cómo puedes gestionarlas. Si continúas navegando en ycomoyo o utilizas el sitio web, entenderemos que aceptas nuestra política de cookies.

Ocultar este mensaje     Ver política de cookies

Inicio » Blog ycomoyo » Blog Ycomoyo Septiembre » Claves para resolver conflictos
Blog ycomoyo
Blog ycomoyo

TEMAS

Blog ycomoyo Enero
Blog ycomoyo Enero
Blog ycomoyo Febrero
Blog ycomoyo Febrero
Blog ycomoyo Marzo
*****
Blog ycomoyo Marzo
Blog ycomoyo Abril
Blog ycomoyo Abril
Blog Ycomoyo Mayo
Blog Ycomoyo Mayo
Blog Ycomoyo Junio
Blog Ycomoyo Junio
Blog ycomoyo Julio
Blog ycomoyo Julio
Blog Ycomoyo Agosto
Blog Ycomoyo Agosto
Blog Ycomoyo Septiembre
Blog Ycomoyo Septiembre
Blog Ycomoyo Octubre
Blog Ycomoyo Octubre
Blog Ycomoyo Noviembre
Blog Ycomoyo Noviembre
Blog Ycomoyo Diciembre
Blog Ycomoyo Diciembre
Blog ycomoyo especial Navidad
Blog ycomoyo especial Navidad

Blog Ycomoyo Septiembre

Puntuación actual:
*****

Claves para resolver conflictos

Es cierto que actualmente vivimos en un mundo de continuos cambios, lo que nos obliga a ser flexibles para adaptarnos a estas modificaciones. Sin embargo, muchas personas necesitan entrenarse en habilidades sociales, porque con gran frecuencia dejan sus conflictos sin resolver, recurriendo a la represión. Por tanto,  a la hora de enfrentarnos esta situación donde se encuentra presente la persona oponente, carecemos de estrategias de resolución de conflictos y recurrimos a la indiferencia, la intolerancia, o bien nos dedicamos a usar el sarcasmo y lanzar indirectas. Aunque, muchos otros adoptan un estilo agresivo a la hora de vivir estas situaciones, porque no soportan que no apoyen sus decisiones y se vuelven irritables.

Normalmente, el origen de los conflictos reside en aquellas personas con tendencia inconformista, las cuales se sienten poco escuchadas y en ocasiones incomprendidas, por lo tanto buscan que otros los escuchen mediante la queja o exposición de sus argumentos. Además, también suelen ser comunes en aquellas personas que presentan la necesidad de dominar sobre los demás y demostrar su poder. 

Lo ideal a la hora de resolver un conflicto es responsabilizarnos de él, puesto que huir no es la solución. Por ello, ambas partes deben llegar a un acuerdo de forma pautada y razonada sin necesidad de tener que confiar la resolución del problema a terceras personas.  En primer lugar, para aprender a gestionar los conflictos debes conocerte a ti mismo, de modo que llegues a conocer tus fortalezas, para que no llegue a afectarnos algunas palabras con intención de herirnos. Además, es necesario que confiemos en nosotros mismos, indaguemos sobre nuestra capacidad de paciencia y logremos mantener la calma. 

Lo siguiente que debemos hacer es aprender a escuchar activamente, prestando atención y guardando silencio, esto hará que la persona que tenga el turno de palabra controle su tono de voz y pueda continuar su discurso con total libertad, sin volverse ansioso. Si además, al mismo tiempo que el interlocutor habla, vamos asintiendo  y resumiendo la información, apreciará que lo estamos atendiendo y que de alguna forma comprendemos la información. 

Recuerda que la mayoría de las veces, lo que principalmente necesitan las personas es ser escuchados. Del mismo modo, este tipo de escucha nos evita anticipar suposiciones. Además, esto nos permite conocer diferentes puntos de vista de la situación, incluso a veces, si la otra persona expone argumentos justificados, puede hacernos cambiar de opinión. Si logramos empatizar con la otra persona, nos ayudará a clarificar la situación y hallaremos la solución fácilmente. 

Una vez que hayas atendido a sus opiniones, será tu turno para expresarte. Recuerda que la clave adecuada para expresar nuestras creencias es la asertividad. A veces es esencial admitir errores, o aceptar que el otro tiene parte de razón. El hecho de asumir que nos hemos equivocado públicamente demuestra que tenemos total confianza en nosotros, esto es algo que pocas personas tienen la capacidad de lograrlo, por tanto te animamos a que lo intentes.  

Por último te proporcionaremos una técnica bastante útil para soportar esta situación estresante. Es bastante recomendable que te imagines al a otra persona realizando alguna actividad de forma positiva, o alguna vivencia que hayáis disfrutado en conjunto. De esta forma,  lograremos expresarnos con inteligencia y serenidad, favoreciendo nuestro autocontrol.  Esto ayudará a resolver el conflicto con mayor efectividad,  porque la mejor de las victorias es aquella que ganan todos.

Autora: Amanda Nuñez Fernández, practicum de psicología de Ycomoyo

 

Ir al primer paso
Habilidades sociales

Comentarios

Debes estar identificado para continuar. Es posible que tu sesión haya caducado: por favor, identifícate. Si aún no estás registrado, hazlo gratis pinchando aquí.