ycomoyo
Terapia online
Terapia online

Acceder a mi perfil


¡Regístrate!¿Recordar contraseña?

Indícanos tu e-mail para poder
enviarte una nueva contraseña:

  
  


¡Regístrate!¿Recordar contraseña?
  
  

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder adaptar la experiencia de navegación en ycomoyo a tus necesidades. Tu privacidad es muy importante para nosotros; por eso, queremos informarte de cómo utilizamos dichas cookies y de cómo puedes gestionarlas. Si continúas navegando en ycomoyo o utilizas el sitio web, entenderemos que aceptas nuestra política de cookies.

Ocultar este mensaje     Ver política de cookies

Inicio » Blog ycomoyo » Blog Ycomoyo Agosto » Obesidad y drogadicción
Blog ycomoyo
Blog ycomoyo

TEMAS

Blog ycomoyo Enero
Blog ycomoyo Enero
Blog ycomoyo Febrero
Blog ycomoyo Febrero
Blog ycomoyo Marzo
*****
Blog ycomoyo Marzo
Blog ycomoyo Abril
Blog ycomoyo Abril
Blog Ycomoyo Mayo
Blog Ycomoyo Mayo
Blog Ycomoyo Junio
Blog Ycomoyo Junio
Blog ycomoyo Julio
Blog ycomoyo Julio
Blog Ycomoyo Agosto
Blog Ycomoyo Agosto
Blog Ycomoyo Septiembre
Blog Ycomoyo Septiembre
Blog Ycomoyo Octubre
Blog Ycomoyo Octubre
Blog Ycomoyo Noviembre
Blog Ycomoyo Noviembre
Blog Ycomoyo Diciembre
Blog Ycomoyo Diciembre
Blog ycomoyo especial Navidad
Blog ycomoyo especial Navidad

Blog Ycomoyo Agosto

Puntuación actual:
*****

Obesidad y drogadicción

¿La adicción a la comida está guiada por los mismos mecanismos cerebrales  que  la  adicción a las drogas? Muchas investigaciones nos indican que sí. Parece ser demasiado simplista achacar la obesidad como un trastorno hormonal y también se demuestra que la sobrealimentación no constituye un trastorno del comportamiento, ni de una falta de autocontrol, pese a toda la información que nos aturde y nos hacen pensar que es así. En lugar de ello, son las comidas ricas en grasas y azúcares las que sobrecargan el sistema de recompensa que existe en nuestro cerebro, lo que reduce la capacidad de informar al individuo que deje de comer. En estos casos, cuánto más se come, más se desea seguir haciéndolo. 

Nuestro cerebro nos hace mantener un peso corporal sano al indicarnos cuando comer y cuando dejar de hacerlo. Pero los alimentos grasos y azucarados llevan a algunas personas a comer en exceso. Estas comidas hacen que una parte de nuestro cerebro (él núcleo estriado), produzca  endorfinas, que nos provocan sensación de bienestar, lo que lleva a comer de manera compulsiva. Además de liberar dopamina que influye en el comportamiento alimentario, interviniendo  en nuestra  toma de decisiones. 

La dopamina resulta esencial para la motivación, y está demostrado que incentiva la búsqueda de droga, por lo que tales hallazgos refuerzan que comer en exceso, en algunas circunstancias, presentan las mismas características básicas de la drogadicción.  Cuánto más se tiene, más se quiere, se muestra tolerancia, sensaciones habituales en el problema de la drogadicción. Detrás de la obesidad hay una incontrolable motivación por satisfacer los centros cerebrales de la recompensa. Este círculo vicioso de dejarse llevar por un mal hábito que proporciona placer inmediato, e intentar después abstenerse de él y finalmente recaer recuerda de manera inquietante a la drogadicción. 

De modo que las últimas investigaciones, afirman que la obesidad está causada por una poderosa motivación para satisfacer los centros de recompensa (centros de placer) del cerebro. Por lo que los desajustes hormonales y metabólicos de las personas obesas podrían ser una consecuencia, y no una causa, del aumento de peso.

Es muy probable, que aunque las redes de adicción a la cocaína y a la comida operen en partes diferentes del cerebro, se empleen mecanismos similares. Y como ya sabemos por la rehabilitación de drogadictos y alcohólicos, el entorno representa la principal causa de ansiedad y recaída. Los individuos obesos que quieran adelgazar, tendrán que enfrentarse a una sociedad occidental, donde los alimentos saturados de grasas y multitud de tentaciones están en el día a día, y existirán  familiares o amigos con sobrepeso que seguirán comiendo en exceso.

Autora: Silvia Martinez Ruano, practicum de psicología de Ycomoyo


Ir a terapia online

Comentarios

Debes estar identificado para continuar. Es posible que tu sesión haya caducado: por favor, identifícate. Si aún no estás registrado, hazlo gratis pinchando aquí.